Escribir NOMBRE:
Seleccionar CATEGORÍA:
 

OOCONSEJOS DE SALUD >> La importancia del desayuno

La importancia del desayuno como comida fundamental
 
Combatir el estrés a través de la alimentación
 
Los alimentos funcionales
 
Ácidos grasos omega-3
 
  La importancia del desayuno como comida fundamental
 


Tanto en Francia, como en España, el desayuno está infravalorado y apenas cubre el 15% de la ración diaria, contra el 20%, o incluso un favorable 25%.
La ciencia de la alimentación ya ha demostrado que estas elecciones asociadas con el sobrepeso y la obesidad, están equivocadas. Según Dominique Turck, profesor de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición en Lille, quienes se saltan más a menudo el desayuno, por lo menos en Francia, son los adolescentes y ancianos, mientras que entre los adultos son más frecuentes los desayunos desequilibrados.
Esto es un  error, ya que la comida matutina es fundamental para el aporte de vitaminas (especialmente A y B6), oligoelementos (hierro y zinc) y minerales (calcio y magnesio), y eso no es todo: quien tenga que realizar tareas de gran esfuerzo mental, en el colegio o en el trabajo, debe saber que un desayuno nutritivo y equilibrado mejora las facultades de concentración, aprendizaje y memoria.

El desayuno debería ser siempre bastante abundante, o sea debería suministrar cerca del 20% de las calorías del día entero. Quien no toma el desayuno y por tanto no consume nada durante 12 - 16 horas, o sea desde la cena de la noche anterior, en un cierto momento de la mañana tiene, frecuentemente sin darse cuenta, una bajada de rendimiento, sea físico o mental: la dactilógrafa comete un mayor número de errores de escritura, el estudiante asimila los estudios con mayor dificultad, el deportista tiene una disminución de eficiencia, etc.


  Menos mantequilla, bollos y azúcar

La mantequilla debería consumirse en cantidades limitadas. No se debe consumir demasiado azúcar, si no únicamente, la cantidad  que sirve para dulcificar las bebidas y lo mismo por lo que se refiere a las mermeladas  y a la miel.

No es conveniente tomar  bollos de forma habitual, aunque se puede hacer de vez en cuando, y las galletas  es mejor tomar las integrales. Es recomendable comer  cereales integrales, en especial los de grano de trigo.

Para muchas personas el desayuno está constituido solamente por una taza de café, otras ni siquiera eso.
 

La composición del desayuno para la persona activa:

· un vaso de zumo de cítricos o, mejor aún, un cítrico a gajos: estos preparan el estómago a recibir los demás alimentos;
· cereales integrales en barritas o en copos, con leche descremada o yogurt natural; o un suministrador de almidón (pan, tostadas) con una pequeña cantidad de miel o de mermelada;
· una bebida como té o café
· eventualmente un alimento rico en proteínas, por ejemplo un huevo cocido, una loncha de jamón sin grasa o queso magro.

Para quien practica deporte, a media mañana:

· pan o tostada con un poco de mermelada o de miel;
· una taza de té o de leche desnatada o de café (el café con leche necesita mucho tiempo para su digestión y no es aconsejable en las horas que preceden la actividad física).

Para la persona que quiere adelgazar:

· un vaso de zumo de cítricos o un cítrico tomado a gajos;
· leche descremada o yogurt descremado con cereales integrales sin azúcar;
· eventualmente un café dulcificado con fructosa.

Para todo el día

Si se desea distribuir de manera correcta los alimentos en el curso del día, el desayuno debe ser abundante, mientras que la comida de mediodía más contenida respecto a lo que son las costumbres españolas. Por último, la cena debería integrar nuestra dieta sin hacerlo con exceso.